Una vez las plantas han sido recolectadas y secadas procederemos a elaborar nuestros productos. Para obtener las propiedades de las plantas que hemos tratado con tanto mimo hay varios procesos;

 

 

Por un lado tenemos los oleomacerados; El aceite será el canal que utilizaremos para que las plantas de forma natural se desprendan de tan valiosa medicina, en Las Lilas siguiendo el ritmo tranquilo de la madre tierra lo hacemos de la forma tradicional, llenamos un tarro de vidrio con la planta deseada, normalmente se utilizan las plantas secas para que el agua que hay en ellas no estropee el aceite, no así el hipérico por ejemplo, que se macera en fresco, si seguimos el calendario biodinámica procuraremos escoger un día de flor para macerar flores, un día raiz para las raíces, un día hoja para las hojas y fruto para las frutas. 

Una vez el tarro está bien lleno y apretado añadimos el aceite deseado, soy de la opinión de utilizar una amplia variedad de aceites, siempre ecológicos, cada aceite tiene unas propiedades determinadas que ampliará las características del preparado final, en mi taller tengo una prensa mecánica y elaboro mis propios aceites de almendra, avellanas y sésamo todos ellos de procedencia ecológica, consigo así con mucho trabajo obtener una aceite de una frescura extrema. 

El aceite tiene que cubrir todas las plantas, así evitamos la formación de hongos, tapamos, sellamos bien el cierre y lo colocamos fuera de la casa en algún lugar resguardado, lo dejaremos macerar mínimo un ciclo lunar (28 días) hay veces que los tengo dos, tres o cuatro, dependiendo de la planta, a sol y serena para que tanto la noche como el día, el calor, el frío, la lluvia el viento hagan que las flores de forma natural vayan poco a poco extrayendo sus propiedades, una vez más la energía de la tierra forma parte del proceso.

 

Las Tinturas alcoholicas; Las tinturas aislan los principios activos de las plantas que se disuelven en el alcohol, normalmente se utiliza alcohol de 70ºC o de 90ºC y la proporción suele ser de una parte de planta por 5 de alcohol, se cierra el pote y se deja macerar entre 9 y 28 días, luego se traspasa a un tarro oscuro ya que estos preparados son sensibles a la luz y se guarda en un lugar fresco.

 

Las Tisanas; donde el vehículo para extraer los principios activos de las plantas es el agua, en función del tipo de planta que queramos preparar realizaremos una infusión, una maceración o una decocción.

A partir de estas bases y con la ayuda de emulgentes elaboraremos nuestros preparados, así las cremas bálsamos y ungüentos que realizo tienen como emulgente el opérculo de la cera de las abejas, de procedencia ecológica, también se puede utilizar la goma guar, el ácido esteárico para los preparados con base agua.

Con todo esto ya solo queda elaborar nuestras pócimas, las fórmulas las podéis encontrar en cualquier sitio, pero lo que hará de una crema algo diferente será vuestro mimo y cariño a la hora de elaborarla, concentraos y poner vuestra energía, es entonces cuando se hace magia!

 

Es importante tener en cuenta la calidad de los productos que vamos a utilizar, no te pongas en la piel lo que no te comerías, la piel absorbe y respira, alimentémosla como se merece!